LISBOA

Advertisement

Visitar Lisboa : Información pequeña Guía

 

 

Lisboa en el corazón, uno de los hijos más ilustres de la ciudad, Fernando Pessoa, escribió "No hay flores para mi iguales al color de Lisboa bajo el sol". ¿Por qué ha sido considerada siempre por los ciudadanos, visitantes, artistas, como la ciudad de la luz, o mejor dicho de las luces? Un arcoiris de colores, desde el mar, las casas, las personas, los azulejos, la alegría y la melancolía que solo se puede explicar por la variedad de elementos naturales y humanos que allí habitan. Pessoa dijo en una de sus poesías: "El corazón no tiene porque saber lo que es bueno". Él lo sabía bien.

Panorama di LisbonaLa situación privilegiada de Lisboa en la orilla norte del Tajo ha atraído a los visitantes durante más de mil años, incluso los romanos bautizaron el sitio como "Felicitas". La luz que proviene del mar, de muy lejos, se convierte en polifacética entre los ingredientes de esta ciudad, los reflejos del río que pasa por Lisboa pero se une con el mar, las calles estrechas y los callejones de pocos metros, la respiración pesada de alguien que se detiene y mira al horizonte viendo como la luz ilumina su rostro.

La capital de Portugal es una de las capitales más fascinantes de Europa, su luz, cálida, elegante y del pueblo a la vez. Lisboa destaca en el cielo azul con sus colores cambiantes, que pasan del ocre al pastel de las casas más antiguas, iglesias, torres o campanarios. Es un contexto caracterizado por una vida cultural muy activa, además tiene muchos museos nacionales y galerías de arte. Hay mucha vida nocturna, especialmente a lo largo del río Tajo, en el Barrio Alto, donde hay todo tipo de locales, tradicionales o de diseño muy moderno, discotecas, salones de baile, restaurantes de lujo o restaurantes más simples y genuinos. Muchos eventos se llevan a cabo a lo largo del año, desde óperas hasta conciertos de música clásica, moderna, ferias, festivales y corridas de toros. En Lisboa si quieres perderte aunque sea por un día, podrás entrar en una novela del siglo XX...
Panorama di Lisbona dalla Torre di BelemLisboa está construida sobre siete colinas que se inclinan en un arroyo natural, donde se construyó un puerto histórico, punto de partida de los navegantes y exploradores en busca de nuevos mundos y nuevas riquezas. La ciudad se extiende a lo largo del río Tajo (o Tejo) y ahora tiene poco más de medio millón de personas (que debería ser de dos millones considerando el área metropolitana de la Gran Lisboa). Es un destino ideal para viajes cortos, organizados en el último momento debido a los vuelos baratos o incluso para estancias largas, que te permitirán conocer y disfrutarla en todas sus formas, el folclore, la cultura, la historia, gastronomía y el arte, tanto moderno como popular.

La historia antigua de la ciudad, que se piensa que comenzó en 1139 por lo que es uno de los países más antiguos de Europa, ha dado forma a la arquitectura de Lisboa y carácter a sus habitantes, cortés y hospitalario, pero que esconde una profunda melancolía y un sentimiento no definido que ellos llaman saudade. Una larga historia caracterizada por la Lisboa morisca, la Lisboa capital de un gran imperio colonial, el centro de comercio mundial, al inicio de la decadencia y a causa del Gran Terremoto de Lisboa de 1755 hizo difícil la reconstrucción de la ciudad moderna, en el siglo XX, con la dictadura de Antonio Salazar y el consiguiente aislamiento de Portugal del resto del mundo. Llegado este día, tras la revolución pacífica de los Claveles (1974) que marcó el inicio de la democracia además de la entrada en la UE en 1986 está volviendo a desarrollar sus potenciales.

Cattedrale di LisbonaPero volvemos a hablar de como visitar Lisboa, vista desde el río se muestra toda la belleza antigua y pintoresca, sus colinas ofrecen una visión de subidas y bajadas impresionante, el mar se divisa desde sus calles viejas y estrechas. Las colinas se elevan desde la Baixa, la ciudad baja. Las empinadas carreteras conducen al viajero a través de la zona conocida como Alfama, el Castillo de San Jorge, una ciudadela árabe adoptada por el primer rey de Portugal, Alfonso I en 1147. Al llegar a la Alfama te das cuenta de lo que es hoy en día Lisboa al verla desde arriba: una mezcla de Alfamaculturas antiguas que han llegado a formar una sociedad y una estructura urbana: fenicios, romanos, árabes, íberos, todos ellos han contribuido a formar la comunidad cultural portuguesa haciendo de Lisboa una de las capitales más interesantes dCastelo de São Jorge Lisbonae Europa. La estructura sigue siendo la misma que la de la Alfama, un laberinto de calles empinadas, escaleras, casas con ropa tendida, pequeñas tiendas de alimentos, tabernas y bodegas donde todavía se puede comer y beber de forma divertida. El Castillo de San Jorge domina desde lo alto y ofrece muy buenas vistas de Lisboa desde sus murallas. Este barrio es fascinante, pero por las tardes más aún, con personas que se reunen para hablar y música africana (muchos de los residentes locales vienen de Mozambique o de Cabo Verde) que hace de fondo. Para en el Mostrador de Santa Luzia, cerca de la iglesia que lleva su mismo nombre, para relajarse y disfrutar de las vistas. Puedes ir a ver la cúpula de Santa Engracia, la Iglesia de Santo Estevao y las dos enormes torres blancas de San Mibuel. Ten en cuenta que mientras los ancianos juegan a las cartas en el restaurante de Bouganville, nosotros estaremos asimilando una imagen que quedará grabada en nuestra mente mucho mejor que cualquier postal.

Aún en el barrio, si te gustan las artes decorativas no te olvides de visitar el Museo de Lisboa, también conocido como Ricardo do Espirito Santo Silva Foundation. Una visita al mercado de las pulgas, también conocido como el mercado de los ladrones donde recomendamos: no se encuentran tantas cosas como antes, sin embargo aún podremos encontrar grabados, azulejos, baldosas, ropa usada o hierro forjado original. No muy lejos está el mercado del pescado, la verdura y hierbas aromáticas a la venta. El barrio de la Iglesia de Santa Engracia, el Museo Militar, ubicado en una antigua fundición de cañones o la Casa dos Bicos, que tiene una famosa fachada hecha con piedras en forma de diamantes. al oeste se encuentra la calle más de moda de toda la ciudad, el lugar en el que están todos los centros comerciales y sitios elegantes. La calle se llama Rua Garrett o el Chiado, y las tiendas de la zona están acompañadas por enormes iglesias de estilo barroco.

Además de Alfama, de la que hemos hablado, hay otros barrio también importantes, se dividen en barrios de clase baja (Cidade Baixa) y barrios de clase alta, Bairro Alto. Con el mapa en la mano (incluido el transporte público), Lisboa puede visitarse y además con transporte urbano.

Bairro AltoHablamos ahora de la parte alta, seguramente con el fin de comprender el espíritu de Lisboa debemos conocer bien las calles del Barrio Alto, la ciudad más arriba, una de las pocas zonas que sobrevivió al terremoto de 1755. Subir por las calles, tal vez utilizando un elevador o un funicular, dejar atrás las tiendas llegas de gente y de turistas y estar en tranquilidad nos hace darnos cuenta de que Lisboa es un lugar de contrastes. Caminar por las calles estrechas, a veces puede llegar a provocarnos una sensación de claustrofobia, y encontrar grandes edificios cubiertos por Amalia Rodriguezazulejos, principalmente formando grandes océanos con la temática de los mosaicos. Rodeada de casas que acaban cayendo en el olvido, de forma a veces casi peligrosa, al final de las carreteras se abren grandes espacios abiertos, la mayoría ofreciendo hermosas vistas de la ciudad. Además de las tiendas, más o menos modernas y de uso común, encontrarás tiendas de antigüedades o tabernas, donde ir a cantar fado en las noches oscuras. El fado es una música portuguesa típica que refleja un carácter melancólico, un miedo de ser feliz por temor a romper el frágil equilibrio. El Fado dice muchas cosas, no necesariamente tristes, incluso un anhelo del pasado o de algo hermoso, el miedo de toda la vida al mar, aún a pesar de la necesidad de ir al mar buscando oportunidades, la angustia y la ansiedad de las mujeres de los maridos que zarparon al mar tal vez para no volver. Las notas del fado se notan en Lisboa a lo lejos al caminar desde la ventana abierta de alguna de las casas en las noches de verano, o se siente en los restaurantes (en las casas del fado), donde grandes intérpretes de esta música son venerados a nivel nacional, tales como Amalia Rodríguez (en la foto de arriba), cuya muerte en 1999 implicó tres días de luto nacional. Sobre el fado Pessoa siempre dijo: "El fado no es ni feliz ni triste, el cansancio del alma es triste, la mirada de desprecio de Portugal que antes creía en Dios y que luego lo abandonó al llegar el fado, una vez de regreso, legal, actual..."

Zona Baixa a LisbonaPara entender el laberinto que e el Barrio Alto se puede subir a la colina de en frente, aquella en la Alfama donde se encuentra el ya mencionado Castillo de San Jorge, un puesto de observación antiguo. Aquí la vista se extiende, a la vez que lo hace el Barrio Alto, a pesar de estar ante nuestros ojos una gran parte de la ciudad, los alrededores y el río entre lo que destaca el perfil del Puente 25 de Abril (muy similar al americano Golden Gate) con una silueta en forma de cruz de la estatua de Cristo Rey, construida en la orilla opuesta. Entre las dos colinas se encuentra la Baixa, un barrio comercial por excelencia, construido pro el Marqués de Pombal después del Gran terremoto de Lisboa de 1755. El distrito se ha hecho de forma que se planifica el estilo de los edificios, en el Barrio Alto y la Alfama. La Baixa es todavía la principal zona comercial de Lisboa, puedes encontrar muchas tiendas y boutiques de moda, es la zona ideal si quieres ir de compras.

Padrao do Doscombrimentos - Monumento alle scoperteEn la orilla derecha del Tajo, a las afueras, encontramos el barrio de Belem, de visita obligada para todo turista. Por ahí está la famosa Padrao do Doscombrimentos, el monumento con forma de proa de barco que rememora los grandes descubrimientos de la vía marítima. Es un monumento que sorprende por su tamaño, pero en ese lugar además, a falta de referencias, no pasará desapercibido a nadie, a la hora de hacer una foto deberías hacerlo enmarcando toda lTorre di Belema construcción y unas pocas personas, para hacerse una idea del tamaño. Echale incluso un vistazo al mapa del mundo que decora la Torre de Belem cerca del monumento y que muestra todas las etapas de la exploración. Muy cerca está también la torre de Belem, un lugar lleno de encanto que tiene la característica que surgir en una isla cerca del río. La torre, construida en 1515, sirvió de fortaleza para guardar la entrada al puerto de Lisboa, y fue situada en una isleta en la Mosteiro dos Jeronimosorilla de la desembocadura del río Tajo. Con el terremoto de 1755 la isla se reubicó y se acercó más a la orilla, este fue el punto de partida simbólico de muchos viajes de exploración portugueses, ya que era la última vez que los marineros veían su patria al partir. La torre se convirtió en un edificio diseñado por Francisco de Arruda para celebrar el descubrimiento de la ruta hacia la India por el navegante portugués Vasco de Gama. De Arruda, que había trabajado Tomba Vasco da Gamaen las fortificaciones portuguesas de Marruecos, tuvo con esto la razón suficiente para darle ciertos aires moriscos a sus construcciones. Al otro lado del río hay ventanas en arco, galerías dedicadas al estilo veneciano y una estatua de Nuestra Señora del Buen Retorno, un símbolo de protección a los marineros. La torre, junto con el Mosteiro dos Jerónimos, otro detalle importante de Belem, es uno de los mejores ejemplos arquitectónicos del estilo manuelino, característico en las obras del Renacimiento en Portugal, que toma el nombre del rey portugués de aquel periodo, Manuel I. Desde 1983, estos ejemplos de arquitectura son reconocidos por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad, el Monasterio de los Jerónimos tiene la tumba del gran navegante Vasco de Gama, el primer europeo en atravesar ?frica por debajo y llegar a la India, y el poeta navegador Luis de Camões, que comparaba su dominio de la poesía con la de Omero, Virgilio, Dante y Shakespeare. En la capilla del claustro, descansando desde 1985, los restos de Fernando Pessoa. Aquí el 13 de diciembre de 2007 se firmó el tratado de Lisboa, que reforma los tratados anteriores de la Unión Europea.

Zona dell'Expo di Lisbona También en la orilla derecha del Tajo, pero al otro lado de la ciudad de Belem, se encuentra el barrio de la Expo, todo fue construido para la Exposición Universal de 1998, donde en su día fue la zona industrial ahora abandonada. La intención de los diseñadores fue, por supuesto, dejar boquiabierto al visitante en todos los sentidos, aquí los temas arquitectónicos innovadores abundan, comenzando por la línea roja del metro que fue construido también para ese evento. De hecho, al caminar por los senderos nadie se aburre viendo los distintos edificios y a lo lejos en el horizonte el puente Vasco de Gama que atraviesa el Tajo, uno de los más largos de Europa. Hay quien tiene un sentimiento de malestar en este barrio, que está diseñado para acoger un gran número de personas para un evento particular pero que siembra el sentimiento en el corazón. Disfruta del centro comercial y del Oceanarium, uno de los más grandes acuarios de Europa.

Spiaggia a CascaisTras terminar la visita a Lisboa, te sugerimos un viaje a la playa. La costa es muy accesible con un pequeño viaje en tren que dura menos de media hora, a partir de Cais do Sodre y en Cascais, un famoso balneario que está situado a pocos pasos de Estoril (famoso por su casino y su pista de carreras). Desde aquí podemos continuar a pie por la costa y llegar a Cascais, donde el Atlántico rompe violentamente contra los acantilados, en algunos lugares hay más de un centenar de metros de altura. La atmósfera en este lugar incita a muchas cosas, entre ellas a contemplar la magnífica puesta de sol que tiñe de rosa los desnudos acantilados, se cree que durante siglos la gente que vivía en estos sitios ha buscado respuesta al contenido de tal inmenso océano. Si quieres caminar un poco, puedes continuar al norte unos kilómetros a lo largo de la costa, y llegarás al Cabo da Roca, el extremo occidental del continente europeo.

Stazione Oriente a LisbonaTambién en tren, esta vez desde la estación futurista de Oriente (en la foto) está solo a dos horas la pequeña ciudad de Tomar, donde la antigua fortaleza de los Templarios domina una colina rodeada de bosques. Aunque este lugar es impresionante dada su importancia histórica y la belleza del convento fortificado, que destaca aún más los jardines de su terraza. Desde el interior de la iglesia de los Caballeros Templarios, que representa el Templo de Jesuralén, se puede admirar la gran ventana de cristal decorada con un tema marino, un ejemplo famoso de estilo manuelino. Si el tiempo está despejado, se puede admirar en las paredes exteriores un gran panorama sobre las copas de los árboles del bosque de al lado (también debes visitar los senderos del lugar).

Ostelli Lisbona   Ostelli Portogallo  Hostales Portugal   Hotel Lisbona   Hotel Portogallo

Carte de Portugal      Karte Von Portugal       Mapa Portugal   Map of Portugal

Carte de Lisbonne  Karte von Lissabon   Mapa Lisboa    Map of Lisbon

 
Se questa pagina ti è stata utile offrici un: Paypal